gatos cascabel

En muchos sitios veremos representados a los gatos con cascabeles, tanto en dibujos animados, como en cuadros, o en la televisión. El cascabel se ha convertido en un accesorio casi inseparable de los gatos, pero,  ¿sacan ellos algo bueno del cascabel?

Los gatos son animales muy sigilosos por naturaleza, ya que cuando están en libertad cazan para sobrevivir, por lo que necesitan pasar desapercibidos.  Cuando les ponemos un cascabel  lo que conseguimos es todo lo contrario, el animal lleva consigo un artilugio que no para de sonar cada vez que hace algún movimiento.

Problemas que pueden causar el cascabel al gato

Los principales problemas que pueden producir los cascabeles en nuestra mascota son la sordera y el estrés.

Normalmente situamos el cascabel colgado del cuello, en el collar. Es una zona que está muy cerca de los oídos. Bien, imaginad que llevaseis unos cascos con música puestos durante todo el día, no parece buena idea ¿no? El cascabel actúa de la misma manera, es un sonido constante cerca del oído del animal, que a la larga puede hacer que se pierda agudeza auditiva, e incluso puede llegar a producir sordera, ya que el tímpano se daña del sonido agudo y constante.

Otro de los problemas que puede causarle al animal es el estrés, un problema que puede llegar a ser grave en estos animales, ya que puede cambiar su comportamiento e incluso hacer que no coman. Como hemos comentado antes, los gatos son animales tranquilos, sigilosos, delicados en sus movimientos, etc. Colocarles un cascabel de continuo les afecta bastante en este sentido, porque no pueden desarrollar su comportamiento normal ni actuar según su naturaleza.

Beneficios que pueden aportar el cascabel al gato

Es cierto que a veces nos es útil que el animal lleve cascabel para poder localizarlo, pero debemos pensar en ellos, ya que ni siquiera a nosotros nos gustaría tener un sonido constante, que delate cada uno de nuestros movimientos, y que encima esté cerca del oído. Por tanto podemos valorar otras opciones para encontrar a nuestro animal. Lo principal es educarlo, enseñándole por ejemplo a que responda a algún sonido, como el del saco de pienso.

Otras opciones:

Si nos gustan los cascabeles y no podemos sacarlos de nuestras vidas os presentamos una muy buena alternativa. Los gatos son animales muy curiosos, de hecho, les encantan los objetos que hacen ruido o se mueven, así que podemos usar los cascabeles para fabricar juguetes, así  ellos disfrutaran jugando y no tendremos los problemas citados anteriormente.

Si usas el cascabel para localizar a tu gato ya que le gusta salir de casa, una alternativa puede ser usar una chapa con un teléfono y el nombre, así si alguien lo encuentra fuera de casa o lejos, podrá localizarte con facilidad.

En resumen, podemos decir que ponerle continuamente un cascabel a nuestra mascota no es una buena idea. Incluso aunque tu gato se haya acostumbrado a llevarlo, lo mejor sería que no lo utilizases, o que al menos lo utilices solo a ratos. Ya que realmente ellos no obtienen ningún beneficio de esto y pueden disfrutar de ellos de otra manera.