Espina clavada en la pata de un perro

Caso clínico de este perro que se presentó en nuestro centro en régimen de urgencia.

Caso clínico espina clavada en la pata de un perro

Se trata de un cachorrito de Pinscher de unos 4 meses que cojeaba porque se había clavado algo jugando en el parque. Los dueños no habían podido extraerle el cuerpo extraño y el animal tenía mucho dolor. Fue necesario colocarle un catéter y sedarlo.

La espina era de un grosor considerable y fue necesario también realizar un corte en la piel de dicha zona, separar la musculatura y extraerla manualmente porque estaba clavada en un tendón, lo que impedía estirar de ella sin miedo a lesionarlo. Se suturó la zona y se realizó un vendaje.

Espina clavada en la pata de un perro

El paciente se recuperó perfectamente de la anestesia y se medicó con antibiótico y antiinflamatorios vía subcutánea. Se recetó medicación vía oral para casa.

Espina clavada en la pata de un perro