mareo de los perros en coche

El mareo de los perros en coche, y los vómitos asociados, son un problema frecuente en un buen número de perros, también para sus propietarios. Según diferentes estudios, entre un 15 y un 25 por ciento de perros no toleran el coche, manifestándose sobre todo estas molestias en cachorros y perros jóvenes. Aproximadamente el 75% de los perros sufren los primeros síntomas de mareo en su etapa de cachorro. Si no se soluciona el problema, estos mismos cachorros seguirán presentando el mismo problema cuando sean perros adultos.

No se sabe exactamente cuál es el mecanismo que provoca el mareo. Al parecer, la combinación entre ese desplazamiento que el perro no puede controlar, unido al estrés y la ansiedad, hacen que se produzca el mareo con todos sus síntomas.

Tanto en las personas como en los perros, el equilibrio se mantiene gracias a un mecanismo muy complejo, que se encuentra en el oído interno y se encarga de mandar señales al cerebro. El movimiento de las olas del mar o el traqueteo de un coche estimulan este mecanismo, que avisa el cerebro con señales constantes. El estrés se encarga de potenciar estos avisos que acaban estimulando zonas del cerebro que producen náuseas y vómitos. Una vez el movimiento se detiene y la actividad cerebral se normaliza, la náusea se va reduciendo poco a poco.

Síntomas del mareo de los perros en coche

El mareo de los perros en coche tiene diversos síntomas: inactividad, estrés, bostezos constantes, jadeos y babeo en exceso, además de los consabidos vómitos.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro perro a superar este problema?

Se considera que este problema tiene una base conductual, por lo que desde la perspectiva de la psicología animal, se lleva a cabo un programa de habituación que incluye diversas técnicas de desensibilización sistemática antes de recurrir a fármacos, que se utilizarán sólo en caso de que la terapia conductual no funcione. Es lo que se conoce, también en humanos, como terapia de modificación de conducta.

Programa de modificación de conducta para los desplazamientos en el coche de perros

Este programa para evitar el mareo de los perros en coche se puede aplicar tanto en cachorros como en adultos. Básicamente persigue asociar sensaciones  positivas o placenteras en el perro con respecto al coche. Vamos a verlo a grandes rasgos. Podemos distinguir diferentes fases:

  • Familiarizarse con el vehículo: es fundamental que el animal se familiarice con el vehículo, que no le genere desconfianza. Este primer paso se debe realizar con el motor apagado. En el caso de los cachorros, hay que dejar que se mueva por el maletero y asientos traseros, que los explore para conseguir alejar el miedo. En el caso de perros más adultos, debemos invitarlo a subir al coche a través de sus puertas traseras del coche y la del maletero. Cuando suba debemos reforzar su conducta dándole un premio y procurando repetir la operación. Si el perro se resiste a subir, tampoco debemos obligarle. Podemos utilizar algún juego para atraerlo; por ejemplo, lanzarle su pelota para que la recoja en el maletero, cada vez más adentro, de manera que tenga que subir. Cada vez lo complicaremos un poco más y reforzaremos su conducta con algún premio.
    Hay que repetir el juego hasta conseguir que el perro se atreva a entrar en el coche, sin miedo. Cuando lo consiga debemos descansar y sentarnos junto a él en el coche, para que entienda que no hay nada malo en él. Otra opción es darle de comer algunos días dentro del coche, para que se familiarice.

  • Familiarizarse con el ruido del vehículo: una vez que el perro acepte el coche como un estímulo no amenazante, debemos repetir el juego pero esta vez con el motor en marcha. Si se trata de un cachorro repetiremos el procedimiento del paso anterior, pero esta vez ambientados por el ruido del motor.

  • Familiarizarse con el movimiento: ahora es el momento de dar un paso más. Se recomiendan unos primeros paseos cortos, lentos y evitando ser bruscos en la conducción. Un opción puede ser que tú no cojas el volante al principio y que permanezcas al lado del perro para darle tranquilidad. Esto no es muy conveniente si eres tú, normalmente, el conductor, ya que tu mascota debe aprender que tú eres el conductor y que al conductor no se le puede molestar. Se recomienda un primer paseo de, como mucho, 3 minutos, y aumentarlo cada vez más en posteriores sesiones de terapia. De la misma forma, cada vez iremos a mayor velocidad y empezaremos a tomar curvas. Otro aspecto que hay que cuidar es el lugar de destino, es decir, para qué subir al coche, qué conseguimos con el viaje. Importante establecer una asociación positiva si queremos evitar el problema del mareo de los perros en coche. Por ejemplo, esos paseos terapéuticos deben ser para trasladarnos al parque y a otros lugares agradables para nuestra mascota.

  • Otros consejos a seguir:El perro debe permanecer en ayunas al menos cuatro horas antes de comenzar el viaje. En ayunas quiere decir comida sólida y agua. La medida no funcionará con mareos psicológicos pero hay que probar.Debemos utilizar el coche con frecuencia. Si se marea y sube al coche una vez al año, lo más probable es que se continúe mareando.Cuidado con la temperatura del coche. Mejor en torno a 20 grados y con las vetanillas un poquillo abiertas para crear una pequeña corriente. No utilizar ambientadores.

    Procurar que el perro viaje con juguetes, mordedores, mantas, colchonetas… para que el viaje se le haga más ameno.

    Algunos perros se marean más cuantas más horas están dentro del coche. Por ello, si vamos de viaje, es conveniente hacer paradas con frecuencia.

    Es recomendable hacer pruebas para elegir el sitio en el que el perro se encuentre más tranquilo. Para un perro que se marea el peor sitio es el maletero. Prueba en los asientos traseros con un arnés y fijación al cinturón de seguridad homologado.

Tratamiento farmacológico para evitar el mareo

Hay productos útiles en algunos casos para evitar el mareo de los perros en coche, pero no olvides que cualquiera de estos medicamentos deben ser siempre recetados por un veterinario que conozca bien la salud de tu perro. En el Hospital Veterinario Cruz Cubierta estaremos encantados de atenderte y resolver cualquier duda al respecto.