hipertensión felina

¿Has oído hablar de la hipertensión felina? Seguro que a todos nos suena la hipertensión arterial en los seres humanos. Y conocemos a personas que padecen esta enfermedad crónica y que toman medicación para controlarla.

No obstante, es una enfermedad que también puede afectar a los gatos, con consecuencias muy graves. Aproximadamente a partir de los siete años los gatos empiezan a tener un alto riesgo de padecer lo que se conoce como la hipertensión felina.

Se calcula que 1 de cada 6 gatos mayores de 7 años padece hipertensión. Sin embargo son pocos los propietarios que han oído hablar de la hipertensión felina y que se preocupan por su diagnóstico y prevención.

Por eso en  nuestro centro siempre recomendamos controlar la tensión a los gatos sénior al menos una vez al año.

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión. Por este motivo queremos contribuir a la concienciación de los propietarios de gatos mayores acerca de la importancia de la prevención de la hipertensión felina.

Antes de seguir leyendo, mira este  vídeo sobre esta enfermedad

 

Síntomas de la hipertensión felina

La hipertensión felina puede mantenerse oculta mucho tiempo, pero llegado un momento pueden aparecer síntomas graves para la salud de tu gato. Por eso se la conoce como el asesino silencioso. Puede parecer exagerado pero no lo es: puede acabar con su vida o reducir su calidad de vida de forma notable.

Un gato sin problemas de circulación debe tener una presión arterial por debajo de 150/95. Si se produce un aumento de esta tensión nuestro felino puede empezar a sufrir problemas, que irán complicándose si produce una subida muy alta o mantenida durante mucho tiempo.

Algunos de los síntomas que acaban apareciendo y que podemos evitar con la prevención son los siguientes:

  • Cambios de comportamiento (pueden aparecer cambios en el uso del arenero, en la alimentación…)
  • Depresión y apatía
  • Hiperactividad
  • Pérdida de peso
  • Parpadeos más frecuentes, les molesta la luz.
  • Pérdida de visión, ceguera súbita.

Consecuencias de la hipertensión felina

Si no se trata adecuadamente la hipertensión felina derivará en problemas graves que pueden afectar a la vista, lesionar los riñones, el sistema nervioso y el corazón.

  • Problemas oculares: hemorragias intraoculares, inflamación y desprendimiento de retina que puede provocar la pérdida total de visión, ceguera súbita…
  • Lesiones cerebrales: provoca daños en el cerebro y el sistema nervioso, con síntomas neurológicos como el andar tambaleante.
  • Lesiones cardiacas: perjudica el riego sanguíneo y puede desembocar en un paro cardíaco.
  • Insuficiencia renal: según los estudios, 1 de cada 3 gatos que padece una enfermedad renal crónica tiene también hipertensión.

Revisa la tensión de tu gato mayor de 7 años al menos una vez año

hipertensión felinaPara detectar que este asesino silencioso ha empezado a minar la salud de nuestro mejor amigo, aunque todavía no se noten los síntomas, lo mejor es llevarlo con frecuencia al veterinario para su revisión, sobre todo si ha cumplido ya los siete años.

Las revisiones periódicas pueden permitir que enfermedades como la hipertensión felina se atajen y controlen a tiempo. En dichas revisiones el veterinario tomará la tensión de tu mascota. Para ello se utiliza un manguito parecido al que se usa con las personas, normalmente aplicado en la base de la cola o en una de sus extremidades. La prueba es sencilla, rápida y totalmente indolora para nuestra mascota.

El diagnóstico temprano resulta clave para la prevención de la hipertensión felina. Para conseguirlo resulta necesario concienciar a los propietarios de gatos acerca de los peligros de esta enfermedad y de someter a su mascota al control veterinario para prevenirla. Solo de esta forma se puede establecer, en caso de valores altos, un tratamiento para esta enfermedad que evite consecuencias fatales.

Revisa la tensión de tu gato sénior al menos una vez al año. En nuestro centro contamos con el material más avanzado para realizar la medición de la forma más cómoda y fiable posible. Si tienes cualquier duda, pásate a vernos y te informamos sobre esta enfermedad y su prevención. Estaremos encantados de atenderte.