transportar un gato en coche

Hemos recopilado una serie de ideas que debes tener en cuenta a la hora de transportar un gato en coche. Te los resumimos a continuación:

Aspectos a tener en cuenta para transportar un gato en coche

  • 1. ¿Cómo debe viajar el gato en el coche? La importancia del transportín

Si queremos transportar un gato en coche no debemos dejar al gato suelto en el coche bajo ningún concepto, ya que puede distraer al conductor o incluso impedirle accionar los pedales, acelerador, freno o el cambio de marchas, ocasionando un accidente. Por ello siempre debemos introducirlo en un transportín adecuado. Los gatos son animales fácilmente estresables, por lo que moderaremos el volumen de la  música y evitaremos conducciones agresivas.

  • 2. ¿Qué características debe tener un transportín para gatos?

Lo primero es asegurarnos que el gato cabe cómodamente en el transportín, para ello debemos medirlo. De largo el transportín debe medir aproximadamente como desde la cabeza hasta la cola; de ancho al menos tendrá la distancia que midamos desde el hombro hasta el muslo, es decir lo suficientemente holgado para que pueda darse la vuelta y de alto debe permitir que el gato pueda estar de pie.

Otra característica importante es que pueda permitir que se abra por arriba, ya que muchas veces el gato permanece en el transportín  durante la consulta y el retirar solo la parte de arriba permite explorarlo y vacunarlo porque el gato se siente cómodo y seguro.

Debe poseer un asa para permitirnos llevarlo cómodamente y ser lo suficientemente robusto para aguantar el peso del gato que contiene, los de plástico desmontables son los más prácticos, aunque también existen de lona, tipo bolso etc.

Otra característica que nos parece importante a la hora de transportar un gato en coche es que el transportín esté dotado de ranuras para poder sujetarlo al cinturón de seguridad del vehículo, ya que así evitamos que se mueva, que pueda rodar o caer en las curvas y asustar al gato,  dificultando en futuras ocasiones que el gato entre voluntariamente.

  • 3. Cómo hacer que el gato acepte el transportín

Lo más fácil es utilizar toallas o mantas donde el gato se haya acostado anteriormente y le permitan reconocer ese olor suyo, para ello dejaremos su manta o sus juguetes dentro del transportín esto facilitará mucho que lo acepte como su refugio.

En nuestro hospital disponemos de feromonas sintéticas que permiten mediante una pulverización el reconocimiento por parte del gato del transportín como un ambiente agradable. Las utilizamos en casos en los que los gatos rechazan el transportín, por ejemplo debido a una mala experiencia anterior. Estos facilitadores nos ayudan a crear un clima agradable para nuestra mascota. En caso de duda sobre cuál puede ser el más adecuado para transportar un gato en coche, pregunte a nuestro personal, estaremos encantados de explicárselo.

También puede ser parte de nuestra estrategia después de la compra dejar el transportín con la puerta abierta en un lugar de la casa en el que se pueda subir entrar y salir cuando le apetezca, aprendiendo el gato poco a poco a reconocerlo como un refugio seguro.

Para que se acostumbre al movimiento, es recomendable dar pequeños paseos por la casa con el gato dentro del transportín, así se habitúa sobre todo cuando son cachorros.

rincon del gato

  • 4. ¿Debe ir el gato  en ayunas?

Es recomendable que el gato vaya en ayunas al hospital o a una clínica veterinaria sobre todo las primeras veces para que se vaya acostumbrando y si tiene nauseas, que estas no le provoquen el vomito haciendo todavía más traumático el viaje.

Con el tiempo veremos que hay animales que vienen encantados y no es necesario que vengan en ayunas pero mejor evitarle malas experiencias en las primeras visitas.

En caso de que nuestro gato se maree y tenga nauseas, lo que reconocemos fácilmente por una excesiva salivación, algo que puede ocurrir si no lo hemos acostumbrado de pequeño, deberíamos iniciar pequeños trayectos de unos 5-10 minutos  para después irlos incrementando 5-10 minutos diariamente o cada 48 h hasta los 30-40 minutos de viaje, permitiendo así que nuestro minino se acostumbre.

  • 5. ¿Disponen de sala de espera para gatos?

Una vez se encuentre en nuestro Hospital pregunte a nuestro personal de recepción, que le conducirá directamente a la sala de espera especial para gatos, nosotros la llamamos “el rincón del gato”, es decir independiente de los perros, donde se encuentran los transportines en estanterías a diferentes alturas, nunca en el suelo, para permitir que el gato se encuentre en alto y pueda ver al dueño por la puerta del transportín. De esta forma se favorece que el felino se encuentre lo más seguro posible.

Hay gatos que se encuentran más cómodos con el transportín tapado por una manta, con el transcurso de las visitas iremos conociendo a cada uno, pues afortunadamente todos no son iguales.  Asimismo también disponemos de libros e información sobre los gatos en dicha sala de espera, nuestro rincón del gato ha sido diseñado para favorecer la comodidad y tranquilidad de los felinos y de sus dueños.

¡Te esperamos en el Hospital Veterinario Cruz cubierta!